Hoy reconozco mis propios valores, y dejo de vivir en función de las expectativas ajenas. Centro mi atención en concretar mis sueños y propósitos. Decido vivir con sabiduría, sin máscaras ni pretensiones. 

Ir al contenido