Hoy me ocupo de mis propios asuntos y dejo de opinar e inmiscuirme en los asuntos ajenos. Quien opina sobre la vida de los demás, desperdicia la suya, y se hunde en un mar de soledad. Quien respeta, vive en paz y armonía, y encuentra la felicidad.

Ir al contenido