Hoy comprendo que todos tienen derecho a tener sus propias ideas y opiniones. Acepto que la opinión que otros tienen sobre mí, me es ajena y no tiene por qué afectarme. La única opinión acerca de mí mismo, y de mi vida que debe importarme es la mía, pues con ella construyo mi camino.

Ir al contenido