Hoy vivo en plena paz y libertad. Me libero de la necesidad de complacer a los demás, de ser perfecto para agradar a otros, y de tener que demostrar mi valía. Me siento cómodo conmigo mismo, acepto mis imperfecciones, y reconozco que soy único e irrepetible.

Ir al contenido