Hoy acepto que lo único que sanará cualquier situación desagradable en mi vida, es enfocarme en mi propio ser. Allí habitan mis miedos y debilidades, al igual que mi conciencia, mis valores y mi propia divinidad.

Ir al contenido