Hoy me apresto a recibir lo mejor que la vida tiene para mí. Soy consciente de que el mundo me retorna con creces toda mi buena energía. Cada vez que hago el bien, este se multiplica a mi favor. La vida siempre nos recompensa el servicio prestado con amor y bondad.

Ir al contenido