Hoy me libero de la frustración y el enfado. Cuando estamos dominados por estas emociones, no nos percatamos del daño que sufrimos. Cada vez que alimentamos emociones negativas, dejamos escapar la oportunidad de estar bien, perdemos la paz interior y destruimos nuestro equilibrio mental.

Ir al contenido