Hoy cuando estoy tranquilo, mi mente comprende la vida como es, y no como quisiera que fuera. La aceptación de aquello que no podemos cambiar, es un paso esencial hacia la felicidad. Las cosas no siempre siguen el rumbo trazado, pero podemos aceptarlo, sin perder nuestra paz.

Ir al contenido