Hoy la única persona que puede decidir el rumbo de mi vida, soy yo. El manejo que le doy a las situaciones y a los obstáculos, marca una gran diferencia. Lo puedo hacer desde la negatividad, la frustración y la queja, o desde la comprensión, el amor, la paz y la dulzura.

Ir al contenido