Hoy reconozco que aprendo a diario, aunque no sea consciente de mi avance. Cuando mire hacia atrás, agradeceré las lecciones que me ayudaron a ser mejor. Valoro mis bendiciones y aprendizajes, pues con ellos construyo mi futuro.

Ir al contenido