Hoy valoro mi tiempo, reconociendo que es un tesoro que no puedo desperdiciar. Cumplo a diario mis deberes y sirvo a otros, en cuanto puedo. Dedico mi tiempo libre a lo que más disfruto, y me amo al hacer lo que me gusta.

Ir al contenido