Hoy comprendo que a veces vemos el mundo, no a través de nuestros ojos, sino de nuestras heridas. Reflexiono sobre la influencia de las experiencias negativas, en la forma como afrontamos el presente y nos relacionamos con los demás.

Ir al contenido