Hoy renuncio a sufrir por aquello que no puedo cambiar, y me niego a perder mi paz interior. Soy un ser de paz, y nada ni nadie puede privarme de ello. Mi paz no es negociable, así que decido conservarla siempre.

Ir al contenido