Hoy comprendo que en ocasiones está bien decir no. Aprenderlo es un arte que nos libera de la urgencia por hacer felices a los otros, y nos motiva a valorar de antemano, nuestro propio bienestar.

Ir al contenido