Hoy comprendo que las heridas emocionales hacen parte de mi historia, pero no me definen del todo. No puedo cambiar el pasado, pero puedo elegir soltar y superar aquello que me hizo daño. A través del perdón puedo obsequiarme paz interior y fortalecer mi existencia.

Ir al contenido