Hoy comprendo que dar aquello que queremos recibir, nos permite construir relaciones más sanas y armoniosas. Cuando aprendemos a dar libre y desinteresadamente, surge la abundancia en nuestra vida.

Ir al contenido