Hoy comprendo que al perdonar me doy un regalo. El perdón es clave para la paz interior y la felicidad. Perdonar me libera de cargas negativas, que envenenan el alma y oprimen el corazón.  

Ir al contenido