Hoy descubro que mi felicidad solo depende de mí y está ligada a la paz interior. Sin esa paz, llegan a mi vida la ansiedad y el desasosiego, que alteran la mente, bloquean la comprensión y nublan la razón. 

Ir al contenido