Hoy el placer y el sufrimiento son caras de la misma moneda. Son emociones que hacen parte de la experiencia humana. La paz interior y el servicio son fuente de placer. La mezquindad y el egoísmo deparan sufrimiento.

Ir al contenido