Hoy evito los extremos, y elijo ser neutral y justo. La euforia es agradable, y el pánico indeseable, pero ambos son efímeros. Disfruto por igual, los días soleados y los lluviosos. Todo es manejable cuando hay paz interior.  

Ir al contenido