Hoy suelto el apego a los resultados y a que las cosas salgan como yo quiero. Disfruto mis actividades, y las realizo con amor y paz. La obsesión por la victoria, impide que valore cada esfuerzo realizado, y me lleva a sufrir con la derrota. El apego y el afán de control son enemigos de la paz interior.

Ir al contenido