Hoy comprendo que el rencor es una sombra que se arraiga en el corazón de quien lo siente. El rencor nos encadena al sufrimiento y nos impide vivir con plenitud. Si perdono, gano libertad mental. Si guardo rencor, pierdo independencia espiritual.

Ir al contenido