Hoy reconozco que la mayor fuente de tristeza y sufrimiento no es la muerte, ni las tragedias, o enfermedades, sino una mente negativa que se resiste al cambio. Por tanto, una mente abierta al amor y a la concordia, soluciona problemas y construye paz.

Ir al contenido