Hoy reconozco que sufrir no modifica o mejora ninguna situación. Cuando me sumo al sufrimiento ajeno, aumento el mío, sin disminuir el del otro. Al dejar de sufrir, se amplía mi comprensión, y surge la solución que tenía frente a mí y no lograba ver.

Ir al contenido