Hoy amo, valoro y respeto a mis padres, quienes me dieron la vida, y desde mi mayoría de edad, no están obligados a suplirme materialmente, pero me siguen guiando y bendiciendo. Amar a los padres es un mandamiento con promesa, y una justa compensación a su generosidad y desvelos.

Ir al contenido