Hoy agradezco las puertas cerradas, los obstáculos y las dificultades del camino. Muchas veces son mensajes de protección, para evitar que tomemos rutas equivocadas, que traerán consigo sufrimientos innecesarios.

Ir al contenido