Hoy abandono cualquier temor o reacción defensiva. Actúo desde la paz liberadora que me fortalece y no desde el miedo que me acobarda. Cuando odiamos nuestro sufrimiento lo aumentamos, cuando lo aceptamos y amamos, lo mermamos.

Ir al contenido