Hoy agradezco lo que tengo. Comprendo que la gratitud es riqueza y la queja es pobreza. La ausencia de paz interior desenfoca la mente de la verdad, y la conduce por las tinieblas de la ingratitud y la queja.

Ir al contenido