Hoy comprendo que la felicidad no es un destino, sino un camino que inicia, abandonando las actitudes negativas y abrazando la alegría de existir. Las sombras de la negatividad opacan la luz interior. El resplandor de la paz, ilumina el camino a la felicidad.

Ir al contenido