Hoy reconozco que en un mundo violento y conflictivo, es fácil caer en la trampa de pensar que la guerra es el estado natural del ser humano. Ante el caos imperante, la paz interior es el único camino para aprovechar la vida y alcanzar la realización personal. Perder nuestra paz es desperdiciar la vida y sus posibilidades.

Ir al contenido