Hoy no se pierde la vida al morir, sino al desperdiciarla. El peor desgaste es el enfado, y el mayor logro es mantener la paz. La energía dedicada a crear, aprender y crecer, se malogra con luchas inútiles y desconfianzas infundadas. La constante tensión, nos impide alcanzar nuestro máximo potencial.

Ir al contenido