Hoy presto atención a las bromas y a cómo participo en ellas. Toda burla que denigra al otro es un irrespeto. Me niego rotundamente a herir los sentimientos ajenos, a destruir su autoestima y a participar en bromas malintencionadas.

Ir al contenido