El verdadero sentido de la vida está en servir a los demás. Nada nos enriquece más, que colaborar y ser útiles. El ignorante quiere tener, para controlar y figurar, mientras que el sabio quiere aprender, para servir con amor incondicional.

Ir al contenido