Hoy quienes llegan a mi vida son libres y llevan su proceso evolutivo. Cada ser tiene derecho a cometer errores y a verificar sus resultados, para aprender, crecer y elevar su conciencia. Aunque las queramos, no somos dueños de las personas.

Ir al contenido