Hoy me alejo del ruido externo, de las opiniones que invaden la privacidad ajena, y de las personas que hablan de más. El silencio es un arte hermoso, pero olvidado por muchos. Aprendo a ser rey de mi silencio, para evitar convertirme en esclavo de mis palabras. 

Ir al contenido