Hoy me libero de las expectativas y conservo mi paz interior. No me intranquilizan las cosas, ni las personas o los sucesos, sino la forma en que los enfrento y mi lucha para modificar lo que no está en mis manos. Mi paz es mía y de nadie más.

Ir al contenido