Hoy comprendo que a veces nos engañamos creyendo que anhelamos paz, cuando en realidad queremos luchar por algo o por alguien. Este es un impulso que nos lleva al autoengaño de justificar los conflictos y la guerra.

Ir al contenido