Hoy las relaciones que tejemos son un espejo de nuestro estado interior. En ellas se reflejan nuestras fortalezas y debilidades, nuestros anhelos y miedos, nuestra capacidad de amar y ser amados. Son una herramienta invaluable para autoconocernos.

Ir al contenido