Hoy todas las personas son nuestros maestros. Cada ser nos aporta una lección de vida. Sus conocimientos, cualidades y bondades, enriquecen nuestra existencia y nos muestran lo que se debe hacer. Por el contrario, sus defectos, tristezas y debilidades, nos indican lo que debemos superar.

Ir al contenido