Hoy aprender a amar a los que nos juzgan, a los que se comportan agresiva y erróneamente, es una tarea difícil, pero gloriosa. Comprender a quien no sabe correspondernos, nos eleva por encima de las circunstancias, al nivel del amor incondicional y la paz del corazón.

Ir al contenido