Hoy la verdadera compasión no implica sentir lástima, sino comprender y apoyar al otro, en su camino hacia la sanación y el crecimiento. Dejo de lado la lástima que hiere y hace daño, y abrazo el amor que conecta y empodera. 

Ir al contenido