Hoy decido olvidar pronto lo que he dado generosamente y con amor. Cada vez que apoyamos a otros, olvidando lo que damos, multiplicamos lo que recibiremos. El amor y la generosidad son imanes poderosos, que atraen bendiciones, nos alumbran y facilitan el camino.

Ir al contenido