Hoy decido aprender a actuar, en lugar de reaccionar. Controlar nuestras emociones es una destreza que nos libera de sufrir por las experiencias cotidianas e inesperadas, y nos permite construir nuestra vida saludablemente.

Ir al contenido