Hoy acepto que soy responsable de todas las experiencias de mi vida, de las mejores y de las peores. Todos los pensamientos que tengo van creando mi futuro, cada cual se crea su propia experiencia con las cosas que piensa y las palabras que dice. Hoy hablo palabras de amor y respeto por todo lo que existe y solo tengo pensamientos de paz y gratitud por la vida.