Hoy la energía de mi mente vibra con la fuerza mental de Dios, presente al mismo tiempo en todas partes. Puedo resolver todos mis problemas, basta que lo quiera hacer, lo visualice y lo cree con pensamientos positivos llenos de amor, paz y gratitud. Hoy estoy bien y feliz, fluyo con la vida con total seguridad de que todo cuanto existe y sucede es perfecto y necesario.