Hoy abro mi corazón y soy muy eficiente en cultivar la paz, el amor y todo el bien, de tal modo, que adelante siempre pueda cosechar frutos dulces, bendecidos por la felicidad y la prosperidad.