Hoy tengo fe en la vida, en Dios que siempre me protege y apoya; despierto en mi ese maravilloso poder que, una vez despierto, es imposible que pueda perderlo en el futuro