Hoy simplemente acepto todo lo que viene y lo veo como un regalo que para mi Dios tiene, pues todos somos bendecidos con las experiencias que hemos elegido.