Hoy en lugar de reprochar, acepto con amor, comprendo con paciencia la falencia de la otra persona y la trato con dulzura y amabilidad.