Hoy lleno mis manos de ternura y mi corazón de comprensión, elogio al que me acompaña y lo envuelvo en gratitud y bendición.